Taller de Muebles

Lunes, 6 Octubre   

El ‘show room’ de su taller es una ventana de exóticos diseños. Muebles de ratán, cojines con tonos naranja y cuadros bañados con luz se conjugan en una mezcla de estilos. Hace 17 años, la decoración de interiores marca el pulso del guayaquileño Pedro Rojas Harb.

“Era casi una tradición. A los 12 años yo atendía a los clientes de su almacén”. Luego, en el colegio Alemán Humboldt, forjó su vocación. “Me desarrollé en un taller de metalmecánica, con grasa, usando herramientas oxidadas. Eso formó mi pasión”.Su habitación fue el primer lienzo para la decoración. “Cubrí todas las paredes con tela, se convirtió en un sitio espectacular”. Su gusto por la carpintería y el arte fue un complemento.

Poco a poco, sierras, motores y lijadoras se fusionaron. Las pequeñas herramientas que compró como ‘hobbie’ se transformaron en las maquinarias de su primera fábrica.  La Isla Trinitaria, al sur de Guayaquil, fue el sitio de trabajo. “De ahí salíamos a las 02:00. No teníamos horario. En ese tiempo trabajábamos con cinco personas y atendíamos a nuestros clientes en casa”.


Tags: ,